Esquire Theme by Matthew Buchanan
Social icons by Tim van Damme

08

Aug

John Bradshaw, “Preparing for the Second Coming” - 14SCM000005

(Source: youtube.com)

13

Aug

The Problem. The Premise. The Predicament - Marco Belmonte (2 of 14)

22

Jul

The Good News Tour Introduction - Brad Cole (1 of 14)

12

Apr

Fortaleza mia

20

Feb

The another side of Acts - Part 3 - David Asscherick.avi

12

Feb

The another side of Acts - Part 2 - David Asscherick

05

Feb

The another side of Acts - Part 1 - David Asscherick

14

Nov

la verdad en La Biblia: Él, descendió Del monte

aprendededios:

Por: Marcos S. Correa París

La historia del leproso en Mateo 8:1-4 comienza de forma muy diferente a Marcos 1:40 y Lucas 5:12. Jesús, “descendió del monte” (Mateo 8:1) y se encuentra con un leproso al cual sana cuando “extendiendo su mano le toco, diciendo: Quiero, se limpio.”(Mateo 8:3)….

25

Oct

Estudios Sobre Daniel: 5. ¿CUANDO EMPEZÓ EL JUICIO DIVINO? (Los 2300 días)

 

La Biblia habla de un juicio que todos te­nemos que afrontar, del cual nadie escapará. Daniel vio el juicio en sesión (Daniel 7:9,10). Jesús habló de un juicio en el cual todos deben rendir cuenta (Mateo 12:36). Cuando Pablo habló ante Félix mencionó el juicio (Hechos 24:25). Y la profecía de los 2300 días sería la el comienzo exacto de ese juicio de Dios.

 

1. ¿Qué largo periodo profético se presenta en Daniel 8?

"Y él me dijo: Hasta dos mil y trescientos días de tarde y de mañana; y el santuario será purificado." Daniel 8:14.

 

2. ¿En qué periodo de la historia de esta tierra podemos esperar que se cumpla esta visión?

"Vino luego cerca de donde yo estaba; y con su venida me asombré, y caí sobre mi rostro. Empero él me dijo: Entiende, hijo del hombre, porque al tiempo se cumplirá la visión" Daniel 8:17. La Versión Moderna es más explícita, pues traduce esta última expresión con más claridad, diciendo: "Para el tiempo del fin es la visión."

 

3. ¿Cuándo empezaron los 2300 días?

En Daniel 9:24, el ángel Gabriel explicó que las setenta semanas, o 490 años, serian “determinados,” o cortados, o designados para el pueblo de Dios. Estos 490 años fueron cortados de un periodo más largo. Este periodo eran los 2300 días o años mencionados en esta visión. Por lo tanto, los 490 años y los 2,300 años tienen el mismo comienzo. Es decir, el decreto para restaurar a Jerusalén, dado por Artajerjes en octubre del año 457 A.C. marca el comienzo de los 2300 años.

 

4. ¿Cuándo terminarán los 2300 años?

Siendo que los 490 años fueron cortados de los 2,300 años y aquellos terminaron en el año 34 de la era cristiana, los 1,810 años restantes de los 2,300 años terminaron en 1,844.

 

5. ¿Qué santuario había de ser purificado en 1844?

El santuario mencionado en Daniel 8: 14 debe referirse al santuario celestial, por cuanto el santuario terrenal hacia casi 1,800 años que ya no existía. Jesús sentenció a los judíos: “He aquí vuestra casa os es dejada desierta.” Mateo 23:38. Cuando Cristo murió en la cruz, el velo del templo se había roto en forma sobrenatural. Y Jerusalén y el templo fueron destruidos por los romanos en el año 70 de nuestra era.

 

6. ¿Qué significa la purificación del santuario?

"Y esparcirá sobre él de la sangre con su dedo siete veces, y lo limpiará, y lo santificará de las inmundicias de los hijos de Israel." "Porque en ese día se os reconciliará para limpiaros; y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová." Levítico 16:19,30.

 

Nota: El santuario terrenal se limpiaba una vez al año mediante el ofrecimiento de un sacrificio de sangre. Este servicio se conocía como el servicio de expiación. Era un tiempo de juicio, en el cual todo registro de pecado era eliminado del campa­mento de Israel.

 

7. ¿Qué está involucrado en la purificación del santuario celestial?

 

En 1844 Cristo entró en el lugar santísimo del santuario celestial, exactamente como el sumo sacerdote terrenal entraba en el lugar santísimo del santuario terreno en el día de la expiación. Aunque no hay pecado en el cielo, se debe realizar una obra de juicio acerca de los registros del pecado (Eclesiastés 12:14 y Apocalipsis 20: 12).
 

Este juicio en el cielo que empezó en 1844, es un juicio investigador. Esto es necesario para que cuando Cristo vuelva a esta tierra, pueda traer consigo las recompensas. En este juicio se juzgará primero al año y las fuerzas que están detrás de él, vindicando de ese modo a Dios ante el universo. Este juicio permitirá también a Dios vindicar y defender a su pueblo genuino (Apocalipsis 3:5).

 

Durante los mil años mencionados en Apocalipsis 20, se revisará el registro de los impíos, con la asistencia de los justos; y la ejecución de las sentencias se realizará al fin de esos mil años.

 

Cristo indicará el cierre del juicio investi­gador cuando él diga: “El que es injusto, sea injusto todavía: y el que es sucio, ensúciese todavía: y el que es justo, sea todavía justificado: y el santo sea santificado todavía. Y he aquí yo vengo presto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según fuere su obra.” Apocalipsis 22:1 1,12.

 

8. En el juicio investigador, ¿quién será el abogado de los justos?

Léase Daniel 7:9,10, 13. “Si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.” 1 Juan 2:1. Léase también Juan 5:22 y 17:2.

Nota: El anciano de días mencionado en Daniel 7, es el Padre. Los ángeles son sus ministros. ¡Cuan maravilloso es tener de defensor en el juicio de Dios al que nos creó y nos redimió! (Hechos 17:31).

 

9. ¿Cuál es la norma por la cual seremos todos juzgados?

"El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, el cual se hará sobre toda cosa oculta, buena o mala."

Eclesiastés 12:13,14. Léase también Santiago 2:10-12 y 1:22-25.

 

10. ¿Será justo el juicio?                    

"Y de Sión se dirá: Este y aquél han nacido en ella; y fortificárala. Jehová contará cuando se inscribieren los pueblos: este nació allí. Salmo 87:5,6.

 

Conclusión

Vivimos ahora en la hora más solemne de la tierra, porque el juicio de Dios está en proceso en el cielo. Ahora es cuando debemos examinar nuestro corazón y confesar y abandonar nuestros pecados. Si lo hacemos Dios nos perdonará. Léase 1 Juan 1:9. Esta es la manera, en que podemos mandar anticipadamente nuestros pecados al juicio (1 Timoteo 5:24).